Despido improcedente: la opción de la empresa por la indemnización debe ser expresa Tribunal Supremo, Sala de lo Social, Sentencia 4 Febrero 2020

Diario La Ley, Nº 9595, Sección La Sentencia del día, 17 de Marzo de 2020, Wolters Kluwer

No basta con el ingreso en la cuenta de consignaciones del juzgado de la suma correspondiente, la opción se debe ejercitar mediante escrito o comparecencia ante la oficina del Juzgado de lo Social, requisito que la sentencia considera fácil y sencillo para el empresario, carga para nada gravosa.

Tribunal Supremo, Sala de lo Social, Sentencia 95/2020, 4 Feb. Rec. 1788/2017 (LA LEY 4817/2020)

La cuestión a resolver es la de determinar si el ingreso en la cuenta de consignaciones del juzgado de la suma correspondiente a la indemnización en caso de despido improcedente, puede considerarse como opción tácita de la empresa por la resolución indemnizada de la relación laboral, cuando no ha manifestado expresamente por escrito o mediante comparecencia su voluntad de optar por el pago de la indemnización.

La empresa está en todo caso obligada a manifestar expresamente su opción por escrito o mediante comparecencia. El ingreso en la cuenta de consignaciones del juzgado, de la suma correspondiente a la indemnización en caso de despido improcedente, no tiene el efecto de ser manifestación, siquiera tácita, de la opción de la empresa por la resolución indemnizada de la relación laboral.

Llega el Supremo a esta conclusión tras interpretar conjuntamente varios preceptos sustantivos y procedimentales. El punto de partida es el art. 56. 1º ET (LA LEY 16117/2015) cuando dispone que cuando el despido es declarado improcedente, debe el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización, pero que unido al art. 110. 3 LRJS (LA LEY 19110/2011) que impone que la opción deba ejercitarse mediante escrito o comparecencia ante la oficina del Juzgado de lo Social, llevan al entendimiento de que el legislador no se ha limitado a reconocer el derecho a la opción en favor de la empresa -con carácter general-, sino que ha ido más allá y ha dispuesto específicamente el modo, la forma, el tiempo y manera en que debe ejercitarse: por escrito o comparecencia, en los cinco días siguientes a la sentencia que declara la improcedencia y sin esperar a su firmeza.

La opción que se concede a la empresa debe ejercitarse con una serie de formalidades ineludibles para dotarlo de la necesaria seguridad jurídica que tan perentorio plazo exige.

Incluso del tenor de ambos preceptos se entiende que, en caso de no optar el empresario por la readmisión o la indemnización, se entiende que procede la readmisión, lo que elimina la posibilidad de una opción tácita en favor de la readmisión.

La sentencia concluye con una reflexión sobre lo fácil y sencillo que resulta para el empresario el cumplimiento de estos requisitos formales, – la mera presentación de un escrito o la realización de una comparecencia ante el juzgado-, carga ésta que no resulta excesivamente gravosa.

Además, se apunta que una interpretación flexibilizadora para el cumplimiento de una exigencia legal de tan sencillo trámite llevaría a la inseguridad para la ejecución provisional y definitiva de las sentencias de despido.

Related Posts

Mercantil, civil y administrativo Ventajas de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS) ¿Quieres crear una sociedad? ¿No tienes capital mínimo suficiente como para constituir una Sociedad Limitada (SL)? Si estás seguro de tu proyecto, pero no tienes un capital mínimo de 3.000 euros como para constituir una Sociedad Limitada (SL) desde el comienzo de tu emprendimiento, existe una alternativa para la creación de una sociedad de capital. Se trata de la denominada «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS)» que tendrá carácter mercantil y personalidad jurídica propia. No tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros como se exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SL), si no que podrás desembolsarlo poco a poco hasta alcanzar esa cantidad, de manera que, alcanzada esa cifra, la sociedad perderá la calificación de formación sucesiva pasando a ser Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es una modalidad de sociedad apropiada para la constitución de pequeña y mediana empresa (PYMES), con la que se gozará de libertad para su denominación social. Mantiene múltiples ventajas para los socios que tienen plena libertad para la formulación de pactos y acuerdos con la posibilidad de aportar el capital en bienes o dinero sin que exista un porcentaje mínimo ni máximo de capital por socio. Además, la responsabilidad será siempre limitada al capital aportado, salvo que, llegado el caso de liquidación, si el patrimonio de la sociedad fuera insuficiente para atender al pago de las obligaciones, la responsabilidad deviene solidaria entre socios y administradores en la cifra de capital mínimo exigida por Ley, es decir, 3.000 euros.

Leave a Reply

Recent Articles

Mercantil, civil y administrativo Ventajas de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS) ¿Quieres crear una sociedad? ¿No tienes capital mínimo suficiente como para constituir una Sociedad Limitada (SL)? Si estás seguro de tu proyecto, pero no tienes un capital mínimo de 3.000 euros como para constituir una Sociedad Limitada (SL) desde el comienzo de tu emprendimiento, existe una alternativa para la creación de una sociedad de capital. Se trata de la denominada «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS)» que tendrá carácter mercantil y personalidad jurídica propia. No tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros como se exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SL), si no que podrás desembolsarlo poco a poco hasta alcanzar esa cantidad, de manera que, alcanzada esa cifra, la sociedad perderá la calificación de formación sucesiva pasando a ser Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es una modalidad de sociedad apropiada para la constitución de pequeña y mediana empresa (PYMES), con la que se gozará de libertad para su denominación social. Mantiene múltiples ventajas para los socios que tienen plena libertad para la formulación de pactos y acuerdos con la posibilidad de aportar el capital en bienes o dinero sin que exista un porcentaje mínimo ni máximo de capital por socio. Además, la responsabilidad será siempre limitada al capital aportado, salvo que, llegado el caso de liquidación, si el patrimonio de la sociedad fuera insuficiente para atender al pago de las obligaciones, la responsabilidad deviene solidaria entre socios y administradores en la cifra de capital mínimo exigida por Ley, es decir, 3.000 euros.
19 septiembre 2020
La Agencia Tributaria lanza dos asistentes virtuales de gestión de deudas, ¿para qué sirven?
4 septiembre 2020
Sentencia sin precedentes en Italia: los hijos deberán “obligatoriamente” encontrar trabajo al final de los estudios
28 agosto 2020

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.