Deudas aplazables con Hacienda

Las deudas, tanto en periodo voluntario como ejecutivo, podrán aplazarse o fraccionarse en los términos que se fijen reglamentariamente, previa solicitud del obligado tributario, cuando su situación económico-financiera le impida, de forma transitoria, efectuar el pago en los plazos establecidos. Sobre deudas aplazables, términos fijados y plazos establecidos.

Se puede postergar el pago de buena parte de los impuestos y deudas con Hacienda, con importe inferior a 30.000 euros y también superior, mediante las operaciones de fraccionamiento o aplazamiento. Eso sí, el importe de la deuda marcará, como más adelante veremos, las condiciones del aplazamiento como el plazo máximo, la aportación de garantías o el tipo de procedimiento.

Como norma general se pueden aplazar los principales pagos fraccionados y liquidaciones trimestrales de los autónomos empresarios y profesionales, esto es:

– Los pagos fraccionados del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) tanto en estimación directa como en estimación objetiva (módulos). Modelos 130 y 131 respectivamente.

– Declaración trimestral de IVA, modelo 303. La posibilidad de aplazamiento de IVA se debe a que Hacienda presupone que el IVA que hay que presentar aún no se ha cobrado.
¿Y los impuestos anuales, se pueden aplazar?

Si el resultado de tu Renta es a pagar también puedes aplazar el pago del importe. La normativa del IRPF prevé la posibilidad de fraccionar la deuda tributaria distribuyendo la cuota en dos pagos: el primer pago será del 60% del importe y se efectuará en el momento de presentar la declaración, ya sea en efectivo, con cargo en cuenta, o por domiciliación bancaria. El segundo pago será del 40% restante y se podrá realizar hasta la fecha que marque la propia Hacienda en su calendario fiscal siempre que la declaración se presente dentro del plazo establecido y no se trate de una declaración complementaria. Este fraccionamiento puedes hacerlo al cumplimentar la declaración, en el propio documento de ingreso o devolución. Además, no se aplica ningún tipo de interés.

Si hablamos del modelo 200, anual del Impuesto de Sociedades, su importe resultante también se puede aplazar.

La declaración anual de IVA, modelo 390, junto al resto de declaraciones informativas no son aplazables al no conllevar ningún pago.
Deudas inaplazables con Hacienda

Con independencia de si la deuda adquirida es inferior o superior a 30.000 euros, no se podrá aplazar la deudas derivadas de:

Retenciones e ingresos a cuenta declarados en los modelos 111,115 y 123. Hay que entender que este dinero no es del autónomo que retiene por lo que no puede disponer de él y ha de guardarlo para ingresarlo a Hacienda.

Los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades. Modelo 202.

Ejecución de resoluciones firmes desestimatorias suspendidas en reclamaciones y/o recursos.
Solicitud de aplazamiento de deuda

La sede electrónica de Hacienda permite la solicitud telemática de aplazamientos de liquidaciones tributarias, en cualquier momento, desde el inicio del periodo oficial de pago del impuesto de que se trate hasta la fecha de vencimiento. Lo más habitual es solicitar el aplazamiento en el momento de presentación del modelo en cuestión y contando para ello con el servicio de asesoría fiscal que gestiona tus impuestos.

Una vez marcadas las casillas de reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento habrás de aportar los datos que Hacienda te solicita. Entre ellos el importe de la deuda, la cuenta bancaria de domiciliación de pagos, el motivo del aplazamiento, el tipo de garantías ofrecidas y el número de aplazamientos. Profundicemos más en las dos últimas cuestiones:
Tipo de garantías ofrecidas

Si el importe de la deuda está por debajo de 30.000 euros, como deudor no tienes obligación de aportar garantías, por lo que el proceso está completamente automatizado. Tan solo has de reflejar en la solicitud que la deuda está exenta de aporte de garantías.

En el supuesto de que la deuda sobrepase la cifra de 30.000 euros, entonces, Hacienda sí exige garantías de pago. Ya no se trataría de un proceso automático sino de un procedimiento ordinario.

¿Qué tipo de garantías debes ofrecer para el aplazamiento de una deuda superior a 30.000 euros? Un aval bancario o una valoración de los bienes ofrecidos en garantía es lo más habitual. El aval, cuya vigencia tiene que superar los seis meses tras el vencimiento del plazo, ha de cubrir no solo el importe de la deuda sino también los intereses de demora.

Dicho aval se tiene que formalizar en un plazo de dos meses desde el día siguiente de la notificación del acuerdo de concesión de aplazamiento.
Plazo máximo de aplazamiento

Estos plazos también están marcados por el importe de la deuda de IVA e IRPF en los casos en que es posible el aplazamiento (salvo en el IRPF anual que tiene su propio sistema de aplazamientos).

Para deudas por debajo de 30.000 euros:

– 12 meses si hablamos de personas físicas.

– 6 meses si hablamos de personas jurídicas.

Para deudas por encima de 30.000 euros el plazo máximo de aplazamiento es de 36 meses sin distinguir entre persona física o jurídica.

Al presentar la solicitud de aplazamiento hay que incluir una propuesta de calendario de pagos, teniendo en cuenta los plazos mencionados, que Hacienda puede aprobar o desestimar, en cuyo caso es posible que plantee un calendario alternativo. De lo contrario puedes recibir una carta de pago por el total de la deuda y ganar algo de tiempo.

Si no se hace frente a alguno de los pagos, Hacienda anula el aplazamiento y puede iniciar el procedimiento de apremio, que incluye la posibilidad de ejecutar embargos.

Fuente: Infoautónomos.

Related Posts

Mercantil, civil y administrativo Ventajas de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS) ¿Quieres crear una sociedad? ¿No tienes capital mínimo suficiente como para constituir una Sociedad Limitada (SL)? Si estás seguro de tu proyecto, pero no tienes un capital mínimo de 3.000 euros como para constituir una Sociedad Limitada (SL) desde el comienzo de tu emprendimiento, existe una alternativa para la creación de una sociedad de capital. Se trata de la denominada «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS)» que tendrá carácter mercantil y personalidad jurídica propia. No tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros como se exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SL), si no que podrás desembolsarlo poco a poco hasta alcanzar esa cantidad, de manera que, alcanzada esa cifra, la sociedad perderá la calificación de formación sucesiva pasando a ser Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es una modalidad de sociedad apropiada para la constitución de pequeña y mediana empresa (PYMES), con la que se gozará de libertad para su denominación social. Mantiene múltiples ventajas para los socios que tienen plena libertad para la formulación de pactos y acuerdos con la posibilidad de aportar el capital en bienes o dinero sin que exista un porcentaje mínimo ni máximo de capital por socio. Además, la responsabilidad será siempre limitada al capital aportado, salvo que, llegado el caso de liquidación, si el patrimonio de la sociedad fuera insuficiente para atender al pago de las obligaciones, la responsabilidad deviene solidaria entre socios y administradores en la cifra de capital mínimo exigida por Ley, es decir, 3.000 euros.

Leave a Reply

Recent Articles

Mercantil, civil y administrativo Ventajas de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS) ¿Quieres crear una sociedad? ¿No tienes capital mínimo suficiente como para constituir una Sociedad Limitada (SL)? Si estás seguro de tu proyecto, pero no tienes un capital mínimo de 3.000 euros como para constituir una Sociedad Limitada (SL) desde el comienzo de tu emprendimiento, existe una alternativa para la creación de una sociedad de capital. Se trata de la denominada «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS)» que tendrá carácter mercantil y personalidad jurídica propia. No tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros como se exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SL), si no que podrás desembolsarlo poco a poco hasta alcanzar esa cantidad, de manera que, alcanzada esa cifra, la sociedad perderá la calificación de formación sucesiva pasando a ser Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es una modalidad de sociedad apropiada para la constitución de pequeña y mediana empresa (PYMES), con la que se gozará de libertad para su denominación social. Mantiene múltiples ventajas para los socios que tienen plena libertad para la formulación de pactos y acuerdos con la posibilidad de aportar el capital en bienes o dinero sin que exista un porcentaje mínimo ni máximo de capital por socio. Además, la responsabilidad será siempre limitada al capital aportado, salvo que, llegado el caso de liquidación, si el patrimonio de la sociedad fuera insuficiente para atender al pago de las obligaciones, la responsabilidad deviene solidaria entre socios y administradores en la cifra de capital mínimo exigida por Ley, es decir, 3.000 euros.
19 septiembre 2020
La Agencia Tributaria lanza dos asistentes virtuales de gestión de deudas, ¿para qué sirven?
4 septiembre 2020
Sentencia sin precedentes en Italia: los hijos deberán “obligatoriamente” encontrar trabajo al final de los estudios
28 agosto 2020

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.