¿Es legal que un establecimiento tome la temperatura a sus clientes?

30 ABR 2020 – 07:51 CEST CINCODIAS.ELPAIS.COM

Hace apenas unos días, el Gobierno vasco anunció que va a realizar controles aleatorios de toma de temperatura en los puntos de acceso del transporte público de todo el territorio (metro, tren, tranvía y autobuses). Este control se articulará a través de equipos móviles que midan el calor corporal de los usuarios, denegando el acceso a aquellos que superen los 37 grados. También se ha hecho público que algunos supermercados asiáticos en Madrid ya han comenzado a tomar medidas similares, tomando la temperatura de los clientes que acuden a comprar para controlar su acceso.

Lo que resultaba inimaginable hace solo unos meses, como es la implantación de sistemas que examinen el calor corporal de los clientes, hoy parece, en cambio, una realidad que ha venido para quedarse. Se trata, no obstante, de una cuestión muy compleja desde el prisma legal, ya que enfrenta varios derechos fundamentales. Por un lado se encuentra el derecho a la intimidad de cada individuo. En este sentido, cabe destacar que los datos médicos están considerados por nuestro ordenamiento como especialmente sensible, por lo que gozan de una protección especial.
Riesgos laborales

En el otro flanco se encuentra el derecho a la salud pública, “por el cual la ley permite limitar tanto la privacidad como el derecho a la libre circulación de los ciudadanos”, detalla José Carlos Erdozain, of counsel de Pons IP. Hay, además, otro factor relevante en esta ecuación: la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), que obliga a las empresas a tomar todas las medidas necesarias para proteger a sus empleados de los riesgos a los que puedan verse expuestos en su lugar de trabajo, “y el contagio del Covid-19 es uno de ellos”.

Related Posts

Mercantil, civil y administrativo Ventajas de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS) ¿Quieres crear una sociedad? ¿No tienes capital mínimo suficiente como para constituir una Sociedad Limitada (SL)? Si estás seguro de tu proyecto, pero no tienes un capital mínimo de 3.000 euros como para constituir una Sociedad Limitada (SL) desde el comienzo de tu emprendimiento, existe una alternativa para la creación de una sociedad de capital. Se trata de la denominada «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS)» que tendrá carácter mercantil y personalidad jurídica propia. No tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros como se exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SL), si no que podrás desembolsarlo poco a poco hasta alcanzar esa cantidad, de manera que, alcanzada esa cifra, la sociedad perderá la calificación de formación sucesiva pasando a ser Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es una modalidad de sociedad apropiada para la constitución de pequeña y mediana empresa (PYMES), con la que se gozará de libertad para su denominación social. Mantiene múltiples ventajas para los socios que tienen plena libertad para la formulación de pactos y acuerdos con la posibilidad de aportar el capital en bienes o dinero sin que exista un porcentaje mínimo ni máximo de capital por socio. Además, la responsabilidad será siempre limitada al capital aportado, salvo que, llegado el caso de liquidación, si el patrimonio de la sociedad fuera insuficiente para atender al pago de las obligaciones, la responsabilidad deviene solidaria entre socios y administradores en la cifra de capital mínimo exigida por Ley, es decir, 3.000 euros.

Leave a Reply

Recent Articles

Mercantil, civil y administrativo Ventajas de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS) ¿Quieres crear una sociedad? ¿No tienes capital mínimo suficiente como para constituir una Sociedad Limitada (SL)? Si estás seguro de tu proyecto, pero no tienes un capital mínimo de 3.000 euros como para constituir una Sociedad Limitada (SL) desde el comienzo de tu emprendimiento, existe una alternativa para la creación de una sociedad de capital. Se trata de la denominada «Sociedad Limitada de Formación Sucesiva (SLFS)» que tendrá carácter mercantil y personalidad jurídica propia. No tendrás que aportar un capital mínimo de 3.000 euros como se exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SL), si no que podrás desembolsarlo poco a poco hasta alcanzar esa cantidad, de manera que, alcanzada esa cifra, la sociedad perderá la calificación de formación sucesiva pasando a ser Sociedad de Responsabilidad Limitada. Es una modalidad de sociedad apropiada para la constitución de pequeña y mediana empresa (PYMES), con la que se gozará de libertad para su denominación social. Mantiene múltiples ventajas para los socios que tienen plena libertad para la formulación de pactos y acuerdos con la posibilidad de aportar el capital en bienes o dinero sin que exista un porcentaje mínimo ni máximo de capital por socio. Además, la responsabilidad será siempre limitada al capital aportado, salvo que, llegado el caso de liquidación, si el patrimonio de la sociedad fuera insuficiente para atender al pago de las obligaciones, la responsabilidad deviene solidaria entre socios y administradores en la cifra de capital mínimo exigida por Ley, es decir, 3.000 euros.
19 septiembre 2020
La Agencia Tributaria lanza dos asistentes virtuales de gestión de deudas, ¿para qué sirven?
4 septiembre 2020
Sentencia sin precedentes en Italia: los hijos deberán “obligatoriamente” encontrar trabajo al final de los estudios
28 agosto 2020

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.